jueves, 2 de febrero de 2017

71. Plaza del Matxete

    
(Fuente: www.blogseitb.com)
También fue conocida como Plaza de los Bueyes

Tal y como explican los autores del libro que hemos consultado, “antes de reurbanizarse la actual Plaza del Machete en torno a los Arquillos, a la iglesia de San Miguel y a las Covachas (que son los espacios abovedados de piedra que funcionaron como soporte de la plaza, además de, probablemente, cómo almacén), existía en el lugar el Mercado del Ala, en el que se comerciaba con ganado vacuno“. Es por ello que se conocía, este enclave, como “Plaza de los Bueyes”. Pero ya desde el siglo XVIII, recibió el título de “Plaza del Machete”, o “Plaza del Machete Vitoriano”, más en concreto, según un documento fechado en 1806.

¿A qué machete hacía referencia? Knöor y Martínez de Madina citan a otro autor, Venancio del Val, para detallarlo: el nombre “del Machete” se debía a que, en la plaza, “a espaldas del ábside de la iglesia de San Miguel Arcángel“, el Procurador General, “en presencia de todo el pueblo“, renovaba el juramento que habían efectuado los miembros del Ayuntamiento. El juramento era prestado sobre un machete, “con el que se amenazaba con cortarle la cabeza“, si no era cumplido. ¡Casi nada! El machete en cuestión se guardaba en un nicho, protegido, desde 1840, por las mismas verjas que vemos hoy en día.

Henrike Knöor y Elena Martínez de Madina apuntan, además, que “a pesar de desaparecer el Mercado del Ala en 1801, y reurbanizarse la zona, con la construcción del los Arquillos, a lo largo del siglo XIX“, la Plaza del Machete seguía siendo conocida, entre la gente de Vitoria de ese siglo, como “Plaza de los Bueyes”, en recuerdo del mercado; y es que, además, la actividad comercial de esa plaza se mantenía “en un lugar próximo“. “Plazuela de la Blanca” era otra manera en que se conocía a la actual “del Machete”.


Acabamos confirmando, según señalan los autores en el libro, que el machete ha vuelto al lugar donde antes se guardaba; menos mal que la gente que hoy en día se encarga del gobierno de la ciudad no tiene este auténtico “machete de Damocles” amenazándole mientras ejercen su labor. De lo contrario, cualquiera se presentaba a la alcaldía de Vitoria.

0 comentarios :

Publicar un comentario

´