domingo, 19 de junio de 2016

Subida al Gorbea

El Citroën de Emilio Álava
"La década de 1920 era tiempo de apuestas. Emilio Álava Sautu tuvo la oportunidad y no la desperdició cuando su amigo y contrincante comercial Toribio Erenchun, concesionario de Ford, le comprometió una mañana de otoño de 1924 en el popular Café Iruña y apostó con él que no subía al monte Gorbea con su cascarilla, un Citroën 5 CV, equivalente al Seat 600 de la época. No sólo ascendió a la cruz del monte, sino que también lo hizo a las campas de Urbía y al Campillo por las escaleras de San Miguel y San Bartolomé".
(Fuente: www.elcorreo.com)

0 comentarios :

Publicar un comentario

´